Miscelánea Fantasma

Cada texto es un fantasma, un espejo roto, una mueca del otro lado de la fiesta en que no hay nadie. Ese yo imperfecto que va quedando, que sigue contándose entre las cadenas de su imagen inmóvil.