Abya Yala, que en legua Kuna significa “Tierra en plena madurez” o “Tierra de sangre vital”, es el nombre que usan los indigenas Kuna, que solían habitar cerca del Tapón del Darien, entre Panamá y Colombia, para referirse a lo que nosotros llamamos América.

El lider Aymara (boliviano) Takir Mamani explica que el uso del termino Abya Yala en lugar de América, es una forma de enfrentarse a la visión colonialista y un elemento clave en la lucha por los derechos indígenas.

Para mí son dos palabras que liberan algo en lo profundo del alma. Descolonizar el lenguaje, ya sea con términos nuevos en el juego de la cotidianidad, la especialidad de la poesía o el conocimiento profundo de las lenguas ancestrales me resulta curativo. Las palabras y sus sonidos vibran, resuenan y reinventan la realidad. Cuando un niño empieza a hablar y a construir su propio mundo, a transar con el nuestro, me siento maravillado y a gusto.

Cuando un nombre se impregna de amor **, ese nombre empieza a movilizar las emociones y nos sarandea las entrañas, para bien y para mal. La sensación es adictiva, sea feliz, desgarradora o el eco de una euforia.

Yo digo tu nombre a cada tanto, mi Abya Yala, enorme, inexplorada, hermosa. Tu nombre me estremece.

Existe un proyecto documental, que me trajo este nombre y estas palabras. Ojala encuentre su camino a las pantallas.