Ayer era una linea de sol avanzando sobre cuerpo alma.

El toque de una pluma en el cuello.

Delicada y ausente.

Quiero decir que incluso extrañarte fue un abrazo.

Que es dulce el recuerdo de tu aroma

y el beso fantasma que dejaste en mi mejilla.

La espera tambien es un regalo, para quien aguarda en la esperanza.