Cada texto es un fantasma, una mueca del otro lado de la fiesta, un reflejo imperfecto que se estira en la ventana del tranvía, que parpadea en la sucesión de rostros que lo ignoran.

Una miscelánea fantasma