Por que no importa lo mucho que la ames, o lo mucho que sufras, que triunfes o fracases, ella nunca se va a arrepentir, casi seguro no va a recordarlo y si lo hace, será solo un momento ni tan siquiera tibio. Su sonrisa cortó el hilo que la unía a tu alma, eres una cometa que va en picada al mar y las cometas no nadan.

No soy una cometa.

Lo eres, ¿otra cerveza?

NO