Taller fotografia Palmira - Andrés Belalcázar Fotógrafo

En mi experiencia, solo quien ha probado las dificultades de una empresa puede juzgar la calidad del resultado de un esfuerzo ajeno. Es fácil ejercer la critica desde la comodidad de la acinesia. Tu culo plancho por las horas de internet y tu sentido atrofiado por la inactividad creativa son gasolina para la crítica sin juicio. Anhelas crear, pero te regocijas en la nada; ahora tienes la posibilidad de explorar las fotografías ajenas a partir del ejercicio más viejo que existe, la copia. 

En este taller partimos aprendiendo sobre la composición y sus reglas más conocidas, nos detenemos en algunos aspectos del manejo de la cámara y los esquemas de iluminación más sencillos, luego exploramos la obra de algunos fotógrafos; unos ampliamente conocidos y otros de los que no has oído hablar.

Hacía el final del curso cada participante escoge una fotografía como referencia y debe reproducirla lo más fielmente posible. Yo acompaño el proceso, tratando de no interferir demasiado, pero aportando respuestas y concejos cuando sean necesarios. El producto de este ejercicio es de gran utilidad para el análisis de lo que implica la producción de una imagen, para entender el valor de un color, de un espacio vacío, el estampado de una camisa, de un gesto… del valor de los detalles.

Y nos sirve de punto de partida para algo mucho más complejo. La concepción de una serie de imágenes con algún tipo de coherencia temática o conceptual. Si el primer ejercicio se trata de entender el proceso de construcción de una imagen mediante la mimesis; el segundo se apoya en el subsecuente análisis de la copia realizada y los conceptos subyacentes en el trabajo original, para retar al fotógrafo en la concepción de una propuesta propia que da origen a un trabajo de 5 piezas o más, bajo el concepto de serie fotográfica.

Esta nueva serie, puede estar o no inspirada en el primer ejercicio. Se trata de sumergir al fotógrafo en un proceso tortuoso de reflexión y creación, que las personas asocian normalmente a la creación artística en el campo de la literatura, la pintura… o el campo de las humanidades… y no tanto el de la fotografía.

Durante la clase quise explicar la importancia de pensar nuestros trabajos de esta forma y de la necesidad de construir más de una imagen alrededor de nuestras ideas. Se me ocurrió decir lo siguiente: «Una fotografía podría ser un verso, un verso que en algunos casos contiene una metáfora, hay versos famosos que todos recordamos; pero los poemas son más que una sola de sus lineas. Quiero que escriban un poema.»

Debido a la dificultad de esta parte final del taller, el trabajo no exige la materialización de más de tres imágenes; pero si la planeación de al menos 5. Conseguidas las 3 fotos  y presentado el proyecto general de la serie con al menos 5 imágenes descritas, se considera terminado el taller.

El primer taller fue realizado con el apoyo de Memoria Visible y UrbanArte Palmira. Los subsecuentes solo con el apoyo de Memoria Visible.

¿Quieres participar? Llama al 301 297 87 32