Mi alma es un hilo negro que atraviesa la noche, va de una rama a la otra entre las hojas. Convertido en un territorio que solo llega a ser orilla. Una navaja sin mango, sin hoja, sin filo. Sé que nadie puede llegar a enrollarse sin centro.

Por eso nunca duermo.

Nunca.