Has sentido

a media tarde

la certeza de no haber vivido

de borrar la linea vida

el dibujo de tiza que describía tu camino

de ser otro

y otro

y otro

irreconocible cada uno

vano

como el mismo elevarse del sol cada mañana.