Borrar cada palabra dicha

con cada palabra dicha

vivir en el presente

posando los pies

sobre las huellas tibias de la muerte.

Detenerse a rozar su manto de hormigas

y notar que lo eterno solo sobrevive en el contagio

del olvido al olvido

todo arde

como el fuego en el fuego.