Amarillos

En el abrazo ciego de los topos nos sentíamos inmortales.

Reflejo de los labios en los labios, lamíamos el infinito en las pupilas.

Pero parpadearon las horas que nos mentíamos nuestras y volvimos al ser que nos condena.