Entradas

 

Es necesario que en consideración del bien común se abstengan de seguirle la corriente al objeto del deseo en temas en los que claramente se equivoca. Independiente de los innegables beneficios personales que esta conducta pueda brindarles, están contribuyendo irremediablemente a la multiplicación de la estupidez y el deterioro del bienestar general. Así que la próxima vez que diga algo estúpido, piénselo dos veces, ¿De verdad vale la pena darle la razón por un polvo? Olvidelo, ya se puede venir en paz. Qué la belleza siga en su ignorancia.