Andrés Belalcázar - Fotógrafo en Palmira y Medellín





¿Por qué ocuparnos en primer lugar de la composición durante este taller? Muchas de las personas que se acercan por primera vez a la fotografía llegan con una cámara automática o un super celular, incluso con una tablet. Para muchos de ellos su siguiente cámara será igual, automática. Y hay que decirlo, esto no tiene nada de malo. Para ellos y también para quienes llegan con super cámaras, con opciones completamente configurables, lo que realmente importa es la «educación del ojo». Su conocimiento y manejo del equipo estará finalmente destinado a capturar la imagen que componen en su encuadre. Y todos hemos visto que sin ese ojo educado, no hay cámara que valga.

El ojo del fotógrafo esta en perpetua evaluación. Un fotógrafo puede lograr una coincidencia de líneas con tan solo mover su cabeza una fracción de milímetro. Puede modificar perspectivas mediante una ligera flexión de sus rodillas. Desplazando la cámara a mayor o menor distancia del sujeto logra un detalle, y este puede subordinado al resto o puede subyugar al fotógrafo, pero compone una fotografía en casi el mismo tiempo que le toma disparar el obturador, o sea, a la velocidad de un acto reflejo.

Cartier-Bresson

Normalmente la composición se enseña recurriendo a varios esquemas que han pasado de forma irreflexiva de mano en mano; y que funcionan a un nivel bastante elemental. Yo mismo he enseñado estas formulas como un punto de partida; pero por estos días pienso que sería conveniente abordar el tema desde otro angulo.

Nota: este texto es más un «guión» y un resumen para el taller que dicto en Urbanarte. Una guía que pueden repasar los asistentes. En el taller se proporcionan más ejemplos y se profundiza en algunos aspectos que aquí apenas se mencionan.  

En primer lugar, la composición se trata de ORDEN. Organizamos en el encuadre los elementos para generar sentido y emociones.

Podemos descomponer las diferentes consideraciones que debemos tener al componer una imagen en tres etapas, esto solo para dar un orden a su exposición.

  1. El elemento principal – Elemento de enfoque.
  2. La estructura
  3. El balance

EL ELEMENTO DE ENFOQUE

Punto de interés – Elemento principal.

En el cuadro siempre hay un elemento que sobresale, generalmente es la principal carencia cuando hacemos nuestras primeras fotografías de paisajes (rurales o urbanos). No hay un PUNTO DE INTERÉS o peor,  hay varios compitiendo entre si y el ojo del espectador no logra decidir a en qué enfocar su atención.

Para dejar este asunto en una foto, voy a usar una panorámica nocturna que tomé en Versalles, Valle del Cauca.

No hay un punto que sobresalga en el cuadro, ni objeto, persona o elemento de iluminación.

No hay un punto que sobresalga en el cuadro, ni objeto, persona o elemento de iluminación.

Pero quizá la forma más obvia pueda demostrarse mediante el concepto de homogeneidad. Un ejemplo contrarío incluye un elemento que llama la atención en medio de la homogeneidad.

 

Volviendo al ejemplo del paisaje, esta vez en una escena de día. Nos encontramos con esta imagen de Versalles, donde no está muy claro si la iglesia logra imponerse como punto de enfoque, ya que compite con ella la linea de arboles que baja de la montaña. Tenemos aquí una fotografía dividida. Que a pesar de ser interesante, no tiene tanta fuerza, quizá debido a que carece, entre otras cosas, de un punto de interés claro. Y la mirada vacila, no es una mala foto, solo es más difícil de leer.

Versalles, Valle del Cauca. Foto de F. Perez.

Versalles, Valle del Cauca. La foto es buena por otras razones, piensen en la forma en que se relacionan los colores en el símbolo del yin yan se relacionan, hay una dinámica aquí, entre la urbanización y la naturaleza. Foto de F. Perez.

Esta paisaje de Bresson resume el punto.

Bresson - Paisaje con cruz

Por supuesto, en la mayoría de los casos las imágenes no obedecen a una sola «regla» de composición.

¿Cómo o por qué sobresale el objeto?

Ve a la siguiente página.